Cadera

Un capítulo aparte merecen las fracturas de cadera, muy prevalentes en la edad avanzada. El dolor en la ingle es el más típico de las patologías de la cadera. La artrosis es lo más frecuente en personas de edad avanzada. Las bursitis y compresiones nerviosas se pueden ver en personas en edad media. Hay varias lesiones deportivas que se producen típicamente en la cadera, a nivel óseo o músculotendinoso.

Bursitis

La más frecuente es la trocanteritis que se produce típicamente en mujeres con sobrepeso. Muchas veces hay que descartar otros orígenes del dolor referido a la cara lateral del muslo. Se trata con fisioterapia dirigida e infiltraciones.

En raros casos requiere resección artroscópica. A veces se asocia a cadera en resorte externa.

   Las bursitis isquiáticas son típicas de ciclistas y costureras.


Cadera en resorte

Es la sensación o audición de un chasquido con los movimientos de la misma.

   Puede ser intrarticular (poco frecuente y quirúrgica), extrarticular (la más frecuente) o interna.



Desgarros musculares

Suelen ocurrir por traumatismos indirectos, sobre todo al someter a un estiramiento brusco. Generalmente afectan al psoas-iliaco, a isquiotibiales y al recto anterior del cuádriceps.

   En ocasiones se pueden producir desgarros musculares de origen degnerativo en ancianos.



Pubalgia o hernia del deportista

Rotura del suelo pélvico por desequilibrio entre la musculatura aductora fuerte de la cadera y los músculos de la pared abdominal (relativamente débiles en comparación).

Típico de deportes en los que se hacen giros bruscos con la cadera (fútbol, tenis, patinaje…)



Síndromes de compresión nerviosa

Cursan con adormecimiento o cosquilleo (parestesias) en diferentes zonas, según el nervio implicado. Las más típicas son la del nervio obturador, fémorocutáneo (meralgia parestésica), pudendo (típica de ciclistas por compresión con el sillín).

   Consideración especial merece el síndrome piramidal, que cursa con un cuadro de ciática.



Necrosis avascular de cabeza femoral

Ocurre generalmente en jóvenes entre 35 y 50 años, más frecuente en varones y en el 60% bilateral, aunque no simultánea. Suele ser idiopática, aunque se relaciona con muchos factores de los cuales los más frecuentes son el alcoholismo y la administración de corticoides.

Cursa con dolor sordo, progresivo sin limitación de la movilidad; aunque sea dolorosa. Cursa en fases y el tratamiento suele ser quirúrgico en muchos casos.



Osteoporosis transitoria

Aguda, afecta a hombres y mujeres jóvenes (en mujeres es un factor de riesgo el embarazo).

Duele la cadera al caminar, suele ser autolimitado y el tratamiento es conservador.






Pinzamiento fémoro-acetabular, impingement o lesiones del rodete fémoro-acetabular

Dolor sordo mecánico en la cadera por choque entre las diferentes partes de la cadera.

Hay determinados tipos de cadera que predisponen a su aparición (retroversión).También el grado y tipo de actividad física pueden desencadenarlo.
Se diagnostica con la clínica, la artroresonancia y en ocasiones requiere tratamiento artroscópico.


Artrosis de cadera

Incidencia en aumento por el envejecimiento de la población.

Puede ser primaria o secundaria (traumatismos, choque fémoro- acetabular, infecciones,radioterapia, necrosis…). Cursa con dolor inguinal, limitación de la movilidad y cojera.

Cuando fracasan los tratamientos conservadores se indica la prótesis de cadera.

 
Ver ejercicios de rehabilitación para prótesis de cadera.



Fracturas de cadera

Muy frecuentes en ancianos, en España se producen unas 60.000 al año en personas de más de 60 años, en mujeres edad media 82 años en varones 79 años. Algunas se producen incluso antes de caerse (algunas intracapsulares por rotación externa de la extremidad).

   Prácticamente todos los casos requieren cirugía.

Según el tipo pueden necesitar clavos, tornillos, placas o una prótesis. Es muy importante el estudio y seguimiento completo del paciente antes y después de la cirugía; tanto pre-anestésico, clínico como de rehabilitación posterior.

Las fracturas subtrocantéreas son menos frecuentes, aunque el 75% se producen en ancianos. Un patrón único de estas fracturas aunque sumamente infrecuente se relaciona con los tratamientos prolongados con bifosfonatos.
Saber más sobre Fracturas de Cadera.

Fracturas de pelvis

Son básicamente de dos tipos. Por mecanismo de baja energía, generalmente en ancianos, no requiriendo tratamiento quirúrgico. En accidentes de alta energía, produciéndose lesiones complejas que pueden comprometer vascularmente al paciente.