Columna

Aquí podrá ver las patologías más frecuentes que atendemos en la consulta de traumatología. Podremos hacer un diagnóstico, pronóstico y tratamiento de las lesiones Es muy importante realizar un adecuado diagnóstico y descartar enfermedades sistémicas, reumatológicas.

Columna cervical

La consulta más frecuente es por dolor en el cuello.
En la mayor parte de los casos se debe a alteraciones posturales, contracturas de la musculatura asociadas o no a artrosis cervical.
Pueden asociarse a cefaleas tensionales.
Con menor frecuencia se pueden diagnosticar hernias cervicales y otras patologías.

  • Hernia cervical

    Protusión del disco que al herniarse comprime la salida de la raíz.

Ver ejercicios de rehabilitación para el cuello.

Columna dorsal y lumbosacra

De nuevo el dolor crónico de la espalda constituye el motivo de consulta más frecuente.

Se suele deber también a alteraciones de la postura, sobrecargas y contracturas. En algunos pacientes se asocia lo anterior a artrosis.

La compresión de las raíces nerviosas puede provocar dolor en el dermatoma correspondiente a esa raíz.

cada raíz nerviosa tiene asignado un territorio sensitivo que se muestra con diferentes colores

En el paciente de edad pueden aparecer fracturas con mínimos traumatismos, generalmente asociadas a osteoporosis.

Más raramente se pueden ver tumores, escoliosis u otros procesos, hernias discales, ciática, espondilolistesis, osteoporosis y fracturas.

Ver ejercicios de rehabilitación para la columna.

  • Osteoporosis

    La pérdida de la densidad mineral ósea nos hace más susceptibles de fracturas con golpes más pequeños.
    Las fracturas osteoporóticas se producen con más frecuencia en vértebras, muñeca (radio distal), hombro (húmero proximal) y cadera (fémur proximal); aunque pueden ocurrir en cualquier hueso.
    Reconocer, informar y prevenir sobre LOS FACTORES DE RIESGO.

       Es muy importante prevenir y diagnosticar la osteoporosis, más frecuente en mujeres postmenopaúsicas y ancianos.

    Saber más sobre osteoporosis.

  • Estenosis de canal lumbar

    En algunos casos se puede producir esta patología dolorosa e invalidante, que requiere en bastantes ocasiones de cirugía

  • Discopatía degerativa y hernias discales

    Los discos que hay entre las vértebras se van “secando” y se aplastan. Este proceso se acompaña de dolor “discógeno” en ocasiones, y en otras ocasiona protusiones o herniaciones que pueden producir síntomas más o menos importantes.

       No todas las hernias discales precisan una intervención quirúrgica, LA REHABILITACIÓN y las infiltraciones guiadas con fuoroscopía pueden mejorar los síntomas e incluso hacerlos desaparecer.

Pinchi Rx