Lesiones óseas

Además de las fracturas que pueden producirse en la práctica deportiva por traumatismos de alta energía, se pueden ver fracturas de estrés. Estas se producen en huesos de resistencia eslástica normal como resultado de una excesiva actividad muscular realizada de manera repetitiva. Por eso también se llaman fracturas por fatiga. Las localizaciones frecuentes son la tibia en corredores, metatarsianos en marchas prolongadas, fémur proximal en bailarines, escafoides tarsiano en corredores, jugadores de baloncesto… En corredores de fondo pueden verse incluso fracturas de estrés en sacro.

   Inicialmente las radiografías pueden ser prácticamente normales y puede ser necesario un estudio con resonancia magnética.