El hueso es un tejido vivo que está continuamente regenerándose.  Es decir, el cuerpo elimina los huesos viejos  (resorción ósea) y los reemplaza con huesos nuevos (formación ósea).

Osteoporosis

Proceso de descalcificación

En la osteoporosis el desgaste del tejido óseo supera a la fabricación y rompe el equilibrio.

Desde los treinta y tres años aproximadamente, la mayoría de las personas comienzan a perder mayor masa ósea de la que se puede reemplazar.

Síntomas

La osteoporosis es silenciosa porque no presenta síntomas (es decir, no se siente nada). Puede llamar su atención sólo después de romperse un hueso. Cuando tiene esta enfermedad, los huesos se vuelven más delgados y más débiles en estructura; lo que predispone a fracturas con caídas con poco impacto.

Osteoporosis

La osteoporosis no duele
salvo que se produzcan fracturas osteoporóticas.

Las fracturas osteoporóticas más comunes ocurren en la columna, hombro, muñeca y cadera.

Cuando una persona sufre varias fracturas-aplastamientos vertebrales en la columna dorsal, se puede producir una CIFOSIS (antiguamente llamada giba de viuda).

Puedes tener osteoporosis si:

  • Has tomado medicamentos durante mucho tiempo del tipo corticoides, algunos antiepiléticos, heparinas, algunos tratamientos hormonales …
  • Mujeres con menopausia precoz.
  • Edad mayor de 60 años
  • Padeces alguna enfermedad que puede afectar a los huesos como:
    • hipertiroidismo
    • hiperparatiroidismo
    • enfermedad de Cushing
    • o algún tipo de artritis inflamatoria (artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, etc.)

Factores de riesgo

  • edad avanzada
  • mujer blanca o asiática
  • mujer delgada
  • mujer fumadora
  • antecedentes familiares
  • abuso de alcohol
  • trastornos alimenticios como bulimia y anorexia nerviosa
  • escasa ingesta de calcio y vitamina D
  • enfermedad celiaca

Diagnóstico

Para diagnosticarla se necesita:

  1. Una densitometría:Consiste en la utilización de dosis bajas de rayos X para observar un área del cuerpo, como la cadera, la mano o el pie, en búsqueda de señales de pérdida de minerales o debilitamiento óseo.
  2. Medir los niveles de calcio y vitamina D en sangre. Ambos muy importantes para un adecuado metabolismo óseo.

Tratamiento

Si tiene osteoporosis o si tiene osteopenia, su médico le puede aconsejar diferentes tratamientos:

ALIMENTACIÓN Y ESTILO DE VIDA

Cuide su alimentación.

Aunque el calcio es el elemento fundamental en la formación de hueso, para que nuestro organismo lo asimile, necesita también de otros minerales y vitaminas.

calcio

Es el principal mineral constituyente del hueso.

DOSIS DIARIAS RECOMENDADAS

Según la Fundación Nacional de Osteoporosis (National Osteoporosis Foundation)

Favorecen la absorción del calcio:
  • La avena
  • El agua
  • El melón
  • El aguacate
  • Los plátanos
  • Los higos
  • La mandarina
  • La naranja
  • Los anacardos
  • Las zanahorias
  • Las espinacas
  • Las patatas
  • El arroz
DIFICULTAN LA ABSORCIÓN DE CALCIO:
  • El salvado de trigo
  • La sal (sólo se debe tomar la mínima imprescindible)
  • La carne (sobre todo las más grasas)
  • Los refrescos carbonatados y las bebidas de cola

Vitamina D

La vitamina D se absorbe mejor en presencia de vitamina C y vitamina B5, por lo que también hay que consumir alimentos que las contengan.

DOSIS DIARIAS RECOMENDADAS

Según la Fundación Nacional de Osteoporosis (National Osteoporosis Foundation)

Pero la vitamina D que puede proporcionarnos una alimentación correcta no es suficiente.

Una cantidad considerable de la vitamina D necesaria la fabrica nuestra piel en presencia del sol por lo que es muy importante y necesario tomar el sol durante al menos 10 o 15 minutos diarios.

El alimento estrella de la Vitamina D es el aceite de hígado de bacalao, ya que por cada cucharada se obtienen 450 UI. Las sardinas son el segundo alimento con más aporte de esta vitamina, con aproximadamente 250 UI.

Otros alimentos ricos en vitamina D son:

Magnesio

Después del calcio, el magnesio es el 2º mineral más abundante en el tejido óseo e interviene, junto al potasio, en la formación de huesos y dientes.
Espinacas, coles, almendras, chocolate negro sin azúcar, semillas de girasol…

Vitamina k

Es imprescindible para la metabolización de la proteína osteocalcina, cuya carencia aumenta el riesgo de fracturas de hueso.
Espinacas, brócoli, coles de Bruselas, lechuga, perejil, aguacate, kiwis y algunos aceites vegetales.

Fósforo

La carencia de fósforo afecta a la absorción de calcio, provocando la desmineralización de los huesos.

Los alimentos que mejor equilibran el aporte de fósforo son todos aquellos ricos en proteínas, como las carnes, los pescados, los huevos y los lácteos. Asimismo abunda en los frutos secos, los cereales integrales y las legumbres.

Actividad física

Haga ejercicio la mayoría de los días, especialmente ejercicios con carga de peso, como caminar, correr o bailar.

¡Movilice el esqueleto!

TRATAMIENTO MÉDICO

Medicamentos para ayudar a no destruir hueso y/o regenerarlo que le pautará su médico.

Entre ellos están:

  • Los nuevos biológicos (Denosumab)
  • Ranelato de estroncio
  • Difosfonatos
  • Teriparatida

TRATAMIENTO QUIRURGICO: CIFOPLASTIA

En las fracturas aplastamiento vertebrales osteoporóticas agudas se puede hacer esta técnica mínimamente invasiva y muy eficaz para quitar el dolor y evitar mayor colapso vertebral así como dolor crónico residual y mayor deformidad.

Las vértebras sanas mantienen su forma normal.
La vértebra fracturada pierde su forma normal pareciéndose a una cuña.

Técnica quirúrgica

1.

Se realiza una pequeña incisión en la espalda por la que se introduce, guiándose por rayos X (fluoroscopio), unas agujas para labrar un canal a través del hueso.

Se inserta hasta el cuerpo vertebral una cánula con un balón hinchable en la punta.

2.

Se infla el balón y se rellena con líquido de contraste.

Las vértebras fracturadas recuperan una posición parecida a la que tenían antes de quebrarse.

Se retira el balón y al extraerlo queda una cavidad en el cuerpo vertebral.

3.

Se rellena este hueco con cemento óseo, que se seca rápidamente.

4.

El material estabiliza el hueso.

La intervención requiere, por lo general, menos de 24 horas de hospitalización y ayuda a los enfermos a prescindir del corsé y tomar muchos menos analgésicos.

¿Tienes alguna duda o necesitas un profesional experto?

¡Podemos ayudarte!